Ir al contenido principal

Sean felices, es una órden. Sepan amar, es una órden. Tengan sueños, es una órden... Pero una órden del corazón


Entradas populares de este blog

¿Qué harás con tu única vida?

¿Y por qué no?

Dame un buen motivo, y te juro que me arriesgo