Ir al contenido principal

Mil veces sentí

Mil veces sentí deseos de cogerle la mano, y mil
veces me quedé quieta, sin hacer nada. Estaba un poco
confundida; quería decirle que lo amaba, pero no sabía
cómo empezar.

Entradas populares de este blog

¿Qué harás con tu única vida?

¿Y por qué no?

Dame un buen motivo, y te juro que me arriesgo