Ir al contenido principal

Digo adiós

Digo adiós tragando saliva porque la vida no se puede tragar de otra forma.
Supongo que en los finales hay un punto que es distinto a todos los suspensivos
que le preceden.
Será el último vómito que todavía le queda a lo que me aferro.

Tragando saliva.

Para decirle adiós bonita.

Adiós preciosa.

Adiós mi vida.

Entradas populares de este blog

¿Qué harás con tu única vida?

¿Y por qué no?

Dame un buen motivo, y te juro que me arriesgo