Ir al contenido principal

Lunes 3 de febrero

Ella me daba la mano y no hacía falta más. Me alcanzaba 
para sentir que era bien acogido. Más que besarla, más que
acostarnos juntos, más que ninguna otra cosa, ella me daba 
la mano y eso era amor.



Entradas populares de este blog

¿Qué harás con tu única vida?

¿Y por qué no?

Dame un buen motivo, y te juro que me arriesgo