Ir al contenido principal

El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender


Entradas populares de este blog

¿Qué harás con tu única vida?

¿Y por qué no?

Dame un buen motivo, y te juro que me arriesgo