Ir al contenido principal

Es cierto, a muchos de nosotros nos gustaría vivir en el pasado inmutable de nuestros recuerdos, que parece repetirse idéntico en los sabores de algunos alimentos y en algunas fechas marcadas en rojo en los calendarios, pero sin darnos cuenta hemos ido dejando que creciera dentro de nosotros una lejanía que ya no remedian los viajes tan rápidos ni alivian las llamadas de teléfono que apenas hacemos ni las cartas que dejamos de escribir hace muchos años. Ahora que podríamos ir tan veloz y confortablemente por la autovía en apenas tres horas es cuando más de tarde en tarde regresamos. Todo está mucho más cerca, pero somos nosotros los que nos vamos quedando poco a poco más lejos. 

Antonio Muñoz Molina

Entradas populares de este blog

No busques a alguien que resuelva todos tus problemas, busca a alguien que no te deje enfrentarlos solo

¿Qué harás con tu única vida?

¿Cuánto tiempo te quedarás conmigo? ¿Preparo café o preparo mi vida?