Ir al contenido principal

¿Cuánto pesa la ausencia?

Pensaba que,
después de ti,
sólo quedaba morir.
Pero era mucho peor:
ahora me queda vivir.

Entradas populares de este blog

¿Qué harás con tu única vida?

¿Y por qué no?

Dame un buen motivo, y te juro que me arriesgo